Back to top

Nuestro manifiesto

Somos tu mano amiga

En Comfandi trabajamos con pasión y transparencia por el bienestar de la nuestros afiliados, la comunidad y el desarrollo sostenible de la región. 

El respaldo y la confianza de las empresas, nuestros valores corporativos y la pertinencia de nuestros servicios con los que cumplimos las expectativas de nuestros grupos de interés, nos ubica como una de las empresas con mayor reputación en el país. 

A través de nuestro portafolio integral de servicios: subsidios, salud, educación, cultura, recreación, vivienda, supermercados, droguerías, fomento empresarial y crédito, buscamos ampliar el acceso a oportunidades a nuestros afiliados y sus familias, en especial a los de categoría A y B,  generando un cambio en su calidad de vida, que los lleve a vivir más dignamente, en un entorno social, equitativo e incluyente, contribuyendo al cierre de brechas sociales y a la construcción de una mejor región y un mejor país. 

61 años de la mano con los vallecaucanos

Nacimos el 3 de octubre de 1957 con 277 empresas afiliadas, como resultado de una reunión de 26 empresarios caleños convocada por la Andi, para trabajar en la búsqueda de una solución positiva y solidaria a la grave situación económica que vivía el país y, primordialmente, la clase trabajadora.  Desde entonces, hemos venido evolucionando hasta alcanzar la competitividad en un marco de comportamiento socialmente responsable y eficiente, convirtiéndonos en una organización sólida, incluyente y sostenible. Esto lo hemos logrado con un equipo humano comprometido, conformado por 6.431 colaboradores.

Tras 61 años de experiencia, hemos sido constructores de paz y eje fundamental en el progreso de las familias vallecaucanas. Actualmente contamos con 44.665 empresas afiliadas, 604.099 trabajadores afiliados y un total de población beneficiaria de 1.360.700, que representa la tercera parte de la población vallecaucana.

¿Cómo funciona el Sitema de Subsidio Familiar?

Las Cajas de Compensación Familiar fueron creadas en el año 1957 para brindar prestación de servicios sociales a los trabajadores de menores ingresos y a la población menos favorecida. Desde entonces, operamos gracias al aporte que hacen los empresarios del 4% del total de su nómina, convirtiéndonos en aliados del Estado y de las empresas. 

Lo que comenzó como una remuneración adicional que otorgaban voluntariamente las empresas a los trabajadores con personas a cargo, para aliviar su carga económica, y que posteriormente se convirtió en una obligación reglamentada por la ley, hoy es el impulso que nos permite generar desarrollo social en el país.